C/ Pintor Vicente Abreu nº 7
945 24 86 86 - 669 831 816

Borja Mayoral: de Parla, diabético y viciado al FIFA

El delantero da el paso para encontrar su sitio mientras vuelve Benzema

Borja Mayoral es hijo de un carnicero. Todavía vive con sus padres en la localidad al sur de Madrid donde nació, Parla. Algo raro para un delantero del primer equipo del Real Madrid, pero normal para un chaval de 20 años viciado a jugar al FIFA en la consola. Sus goles de blanco eran sólo virtuales hasta el domingo, cuando aprovechó la primera titularidad en la Liga esta temporada para hacer uno y colaborar en otro ante la Real Sociedad. El estreno anotador de un talento de la casa siempre es una buena noticia para uno de los equipos que más juventud exporta al campeonato español, ese que ahora le ha hecho un hueco entre la taquilla de Asensio y la de Isco. Él es «un chico sencillo, futbolero y que siente el madridismo», dice su representante, Alejandro Camaño.

Marcar goles ha sido su virtud desde que llegara a las categorías inferiores del club con 11 años. Más de 50 firmó como juvenil en un año, nadie ha hecho más en la todavía corta historia de la Youth League (17) y fue el máximo anotador del Europeo sub’19 de Grecia 2015, donde levantó la copa junto a sus compañeros Vallejo, Ceballos y Asensio. Con Nacho tiene en común la diabetes, una enfermedad que no le impide rendir al máximo nivel.

“Con los pies en el suelo”

No ha organizado festejos por lo de Anoeta, sabe que apenas ha empezado a dar pasitos para aprovechar la ausencia por lesión de Benzema. Su entorno le ve «muy ilusionado, pero con los pies en el suelo y consciente de la importancia de ser el recambio de los grandes cracks del equipo». Ése es el objetivo del canterano, acaparar los minutos que las estrellas del ataque se dejen durante la temporada. Con paciencia. Si hace 10 días ni siquiera entró en la convocatoria para jugar contra el Levante, este fin de semana se encontró con la titularidad.

Durante su complicado año en el Wolfsburgo estuvo a las órdenes de tres entrenadores distintos y apenas jugó una media de 20 minutos por partido en 21 apariciones, las migajas de Mario Gómez dicho de otra manera. Además, los lobos estuvieron cerca de descender en la liga alemana. Camaño asegura que en Madrid sí confían en él. «Algo le habrá visto Zinedine Zidane para que tenga un puesto en este equipo».

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *